Senate Democrats

REID URGE A BUSH A CUMPLIR PROMESA DE DAR PRIORIDAD A LATINOAM

WASHINGTON, D.C. - El Líder Demócrata del Senado Harry Reid envió esta carta al Presidente Bush con motivo de su próximo viaje a América Latina para la Cumbre de las Américas:

Este es el texto de la carta:

1º de noviembre del 2005

Presidente George W. Bush
La Casa Blanca
1600 Pennsylvania Avenue, NW
Washington, DC 20500

Estimado Sr. Presidente:

Le escribo con relación a su viaje a la Cumbre de las Américas, que se llevará a cabo esta semana en Argentina. Le hago un llamado urgente para que aproveche la ocasión y use esta oportunidad para desarrollar finalmente una política amplia hacia América Latina, una región que ha buscado el cumplimiento de promesas hechas por esta Administración hace tiempo, pero que ha sido gravemente ignorada.

América Latina es críticamente importante para los Estados Unidos por su posición como nuestra vecina y porque es una fuente de flujo migratorio hacia nuestro país. Al principio de su Presidencia hace casi cinco años, usted habló de su experiencia e interés por tratar con México e indicó que haría que la política de E.U. hacia Latinoamérica fuera una prioridad. Por desgracia, la decisión de su Administración de enfocarse primordialmente en Irak ha contribuido lamentablemente a la falta de progreso y a que haya pocas iniciativas nuevas que ayuden al progreso de los intereses de E.U. en nuestro propio hemisferio. En pocas palabras, América Latina no ha sido una prioridad para su Administración.

Le hago un llamado urgente a que cumpla con su promesa original y haga que Latinoamérica sea una prioridad en la política exterior de E.U. durante su segundo ciclo presidencial. Una perspectiva amplia hacia América Latina debe incluir políticas para promover la democracia, reducir la pobreza, fortalecer la seguridad fronteriza y asegurar leyes justas de inmigración.

Está claro que el fracaso en desarrollar una política coherente hacia Latinoamérica ha dañado los intereses de E.U. en la región. Conforme Estados Unidos pierde influencia, el sentimiento anti-americano en la región aumenta – tanto entre el público como entre los gobiernos latinoamericanos. Otros países han notado esto y han aprovechado la oportunidad para ampliar su presencia en la región.

Más aún, a pesar de la fuerte retórica que usted usó en su discurso inaugural este año, sobre la promoción de la democracia en el mundo, muchos países de América Latina han visto una erosión de los avances democráticos logrados en los 1990s. Inclusive su iniciativa de la Cuenta para el Reto del Milenio (conocida en inglés como Millenium Challenge Account) que había sido recomendada como una medida con implicaciones positivas a largo plazo para la región, solamente se aplica a tres países en América Latina.

Mientras tanto, la creciente pobreza y las inequidades continúan al centro de los problemas que enfrenta Latinoamérica. También están creando gran presión en nuestra frontera sur, conforme la gente desesperadamente busca oportunidades económicas y una mejor vida en los Estados Unidos. Desafortunadamente, la panacea que su Administración ha ofrecido repetidamente son los acuerdos de libre comercio. Estos acuerdos no son una cura mágica para la pobreza en Latinoamérica. De hecho, como advirtieron los Obispos de Centroamérica, y como la experiencia del TLCAN ha mostrado, un acuerdo desequilibrado puede de hecho socavar a los pobres de América Latina, al mismo tiempo que causa daños en algunos sectores de la fuerza de trabajo aquí en E.U. Bajo el TLCAN, la desigualdad en México ha aumentado, más de un millón de agricultores mexicanos se han visto forzados a dejar sus tierras y la inmigración ilegal ha aumentado considerablemente.

A cinco años de que usted prometiera que reformaría el sistema de inmigración, la gente en los Estados Unidos y en Latinoamérica sigue esperando las reformas prometidas. Mientras tanto, la frustración en Estados Unidos hacia la incapacidad del gobierno federal de controlar nuestras fronteras sigue creciendo, como también crece el número de muertes sin sentido en el desierto, de gente que simplemente busca una vida mejor para ellos y sus familias. Es urgente que tomemos medidas para prevenir la inmigración ilegal, a través de políticas que fortalezcan nuestra seguridad fronteriza, promuevan el desarrollo económico y las oportunidades en Latinoamérica, y crear canales para la inmigración legal que es necesaria para continuar nuestro crecimiento económico.

Espero que su viaje a la Cumbre de las Américas restablezca exitosamente a los Estados Unidos como una nación con influencia y calidad moral para promover la democracia y reducir la pobreza en el mundo, pero particularmente, aquí en nuestro propio hemisferio.

Sinceramente,

Senador Harry Reid – Líder Demócrata del Senado

###

Bookmark and Share