Senate Democrats

Reid Hace Un Llamado Para Votación Sobre Intensificación De Guerra En Irak

Washington, DCEl Líder de la Mayoría del Senado Harry Reid pronunció el siguiente discurso hoy en el Senado de los Estados Unidos ante una votación sabatina e histórica sobre si se debe proceder a un debate acerca de la política pública del presidente para intensificar la guerra en Irak. Adjunto el texto de su discurso. Sr. Presidente, es raro que el Senado lleve acabo una votación en un sábado pero este tema es demasiado importante y no puede esperar. Hay retos que los Estados Unidos enfrentan hoy día, pero ninguno es más grande que el que enfrentamos hoy sobre una nueva dirección en Irak. Y todos los senadores de esta cámara tienen una responsabilidad y una obligación de decir si apoyan o rechazan el plan del presidente para intensificar la guerra. La Cámara de Representantes ya ha actuado – 246-182. Ahora es el turno del Senado para darle un consejo al Presidente – que está equivocado al enviar decenas de miles más de soldados estadounidenses a una Guerra Civil lejos en Irak. En unos cuantos momentos, habrá una votación sobre una resolución clara, la cual dice simplemente: nosotros apoyamos a nuestras tropas y nos oponemos a una intensificación de la guerra obstinada en Irak. Mis colegas del otro lado de esta cámara – colegas que bloquearon un debate sobre Irak la semana pasada – tienen que escoger: ¿Se unirán al pueblo estadounidense a oponerse a más de lo mismo en Irak, o seguirán dándole luz verde al presidente para intensificar la guerra? Dejemos que el debate proceda. Dejemos que el Senado exprese sus puntos de vista sobre este asunto de nuestros tiempos. Este mes, la guerra de Irak ha costado – un promedio de – tres vidas de soldados estadounidenses cada día – encaminándonos al febrero más sangriento desde que comenzó la guerra. Esto está amenazando a los intereses estratégicos de nuestra nación … y está poniendo a nuestra seguridad nacional en peligro. Hasta la fecha, los Estados Unidos han perdido 3,1333 soldados en las calles y las avenidas de Irak… Hemos visto a decenas de miles más heridos… La guerra ha estirado nuestras fuerzas armadas y ha reducido nuestro Tesoro por $500 mil millones. Los iraquíes están muriendo a una tasa de 100 al día en una guerra civil viciosa. 2 millones de iraquíes se han ido de su propio país. De cualquier manera que se mida, los fracasos de la administración nos han puesto entre la espada y la pared en Irak. Y sin embargo, el plan nuevo… viejo… del presidente de intensificación de la guerra… es más de lo mismo – y no nos sacará del problema, sino que lo empeorará. Nuestros generales, el Grupo de Estudio de Irak y los iraquíes mismos nos han dicho que la intensificación de la guerra solo empeorará la situación en Irak… intensificará nuestros costos… y requerirá aun mayores sacrificios de las tropas estadounidenses – muchas de las cuales han sido enviados a Bagdad sin la protección adecuada… sin el equipo necesario… y sin el entrenamiento que necesitan. Sobre este tema – la intensificación de la guerra… más de lo mismo – el Senado se pronunciará. El Senado – departe del pueblo estadounidense – tendrá que hacerse escuchar claramente ante el Comandante-en-Jefe de que él ya no tiene un sello de goma sobre Irak. Tenemos que demostrarle al pueblo estadounidense que el Senado de los Estados Unidos escuchó su mensaje el pasado noviembre y nosotros, los senadores, estamos luchando por una nueva dirección para los 134,000 soldados que ya están en Irak y los 48,000 militares adicionales que el presidente enviaría. Esto es lo menos que el Senado de los Estados Unidos les debe a los soldados, marineros, aviadores y marinos. Tenemos que proceder con este debate y cambiar de rumbo en una guerra que ya está llegando a su 5to año. Sr. Presidente, yo conozco a algunos de mis colegas republicanos que quisieran nublar este debate. Yo conozco a algunos de mis colegas republicanos que quisieran retrasar este debate. Yo conozco a algunos de mis colegas republicanos que les gustaría que no hubiera ningún debate. La mayoría de los senadores de la minoría republicana desean proteger al Presidente Bush de una votación vergonzosa. Ellos están tratando de desviar la atención del tema que tenemos ante nosotros. A ellos les gustaría convertir al Senado en un desorden procesal. Ellos quieren esconderse detrás de argumentos débiles y engañosos sobre las reglas del Senado o del derecho de un senador a ofrecer enmiendas. Estos argumentos son distracciones. La votación de hoy se trata de mucho más que de procedimientos. Esta es una oportunidad de enviar un mensaje – que el Senado ya no se quedará callado mientras nuestras tropas fungen como policías de una guerra civil fea en una nación muy, muy lejos. El asunto que el país tiene ante sí es la intensificación de la guerra. Por eso es que la responsabilidad del Senado debe de ser votar sobre la intensificación – sobre si el mal llamado "aumento, o ‘surge’ en inglés", es apoyado o rechazado. Esta es la decisión – más guerra o menos guerra. Sr. Presidente, hoy, yo aplaudo la valentía de unos pocos republicanos que votarán por la clausura y para dejar que esta votación se lleve acabo. Como he dicho, la mayoría de los senadores de la minoría republicana quieren proteger al Presidente Bush de esta votación. Ellos quieren votar por lo que es mejor para su partido político. Pero como dijo el Presidente John F. Kennedy: "Algunas veces la lealtad al partido pide demasiado". En el día de hoy en el Senado de los Estados Unidos, la lealtad al Partido Republicano pide demasiado. En el Senado este sábado… este 17 de febrero… ya es hora de que los senadores votemos por apertura… por transparencia – para demostrarle a nuestros constituyentes en los 50 estados – si los senadores apoyan o rechazan enviar más de 48,000 soldados y marinos estadounidenses más a la oscuridad de Irak. Durante esta semana, escuchamos discursos sobre apoyar a nuestras tropas. La mejor manera de apoyarlos es asegurando que tengan una estrategia que les permita completar la misión, para que puedan venir a casa. Necesitamos una nueva dirección en Irak. La intensificación de la guerra no es la contestación. La contestación es decirle al presidente – no más, pero menos guerra. Le urjo a mis colegas a que voten por clausura y por lo tanto voten por un cambio de rumbo en esta guerra sangrienta a 7 mil 500 millas de lejos de este pleno del Senado.

###

Bookmark and Share