Senate Democrats

Líderes demócratas de Cámara y Senado anuncian plan para detener ola de ejecuciones hipotecarias

Washington, DC- El Líder de la Mayoría del Senado Harry Reid, la Presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, los senadores Chris Dodd y Charles E. Schumer, y los congresistas Barney Frank y Carolyn Maloney anunciaron hoy un plan para detener la ola creciente de ejecuciones hipotecarias de hogares creada por la crisis en el mercado de préstamos de alto riesgo.   Los líderes de la Cámara y del Senado, junto con los presidentes del Comité de Asuntos Bancarios del Senado, del Comité de Servicios Financieros de la Cámara, y de los Comités Conjuntos de Economía introdujeron un plan que incluye un aumento de fondos federales para prevenir embargos de propiedad, o “foreclosures,” en inglés, y que aumenta temporeramente los límites de portfolio a Fannie Mae y a Freddie Mac.  Los líderes también le hicieron un llamado al Presidente Bush para que designe un consejero especial para supervisar y coordinar la respuesta del gobierno federal a la crisis de préstamos de alto riesgo.    Los legisladores urgieron a la Administración del Presidente Bush a tomar acción de manera rápida y decisiva para ayudar a las familias en todo el país que han sido víctimas de las medidas inescrupulosas de los prestamistas para que no pierdan sus hogares, para responsabilizar a los prestamistas y para desplegar los recursos necesarios para prevenir que la crisis de embargos de propiedad tenga un efecto negativo en el resto de la economía.   “Si no tomamos acción, los préstamos de alto riesgo podrían quitar más hogares que los que ayudaron a conseguir, y el número de estadounidenses que perdieron sus hogares podría sobrepasar la cifra de estadounidenses de la Costa del Golfo que tuvieron que dejar sus casas a raíz del Huracán Katrina,” dijo Reid.  “Y ningún estado en la nación ha sido impactado tan severamente como Nevada, donde los prestatarios de alto riesgo componen una cuarta parte de todos los préstamos hipotecarios, y uno de cada 165 hogares se embarga.  Esto es inaceptable, y los demócratas estamos dirigiendo el camino para hacer algo al respecto.”   Pelosi dijo: “La crisis de préstamos de alto riesgo es una emergencia económica nacional y es una tragedia muy personal para millones de familias.  Esperamos que el Presidente se una a nosotros y que tome acción inmediata para ayudar a prevenir embargos de propiedad adicionales y a permitir que más familias estadounidenses retengan sus hogares.”   Puede que alrededor de 1.7 millones de familias pierdan sus hogares a raíz de embargos de propiedad este año y el próximo, según los estimados de Moody’s Economy.com, el doble de los dos años anteriores.  Está claro que los embargos de propiedad tienen un impacto negativo significativo, no sólo en los prestatarios y prestamistas, sino también en los dueños de vivienda en los vecindarios respectivos y en las comunidades aledañas debido a la caída del valor de las viviendas, a los ingresos reducidos de impuestos a las propiedades, y a los costos en aumento de mantenimiento municipal.   Conocedores del tema informan que si la tendencia de los embargos de propiedad continúa, el aumento de los préstamos de alto riesgos podría quitar más hogares de los que otorgó inicialmente.  El National Consumer Law Center afirma que si estos embargos de propiedad no se monitorean, la crisis que se avecina podría hacer que la cantidad de personas desplazadas por el Huracán Katrina parezca pequeño.   Los legisladores hoy acordaron presionar a la Administración de Bush para más recursos para financiar organizaciones sin fines de lucro aprobadas por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés) que están ayudando directamente a los propietarios a evitar embargos de propiedad.  Estos grupos sin fines de lucro han sido inundados con peticiones de ayuda departe de prestatarios, cuyos préstamos se han ajustado y tienen mensualidades más altas, y necesitan ayuda para refinanciar con el prestamista que maneja su hipoteca.  Esta negociación y proceso de asesoramiento toma tiempo y trabajo.  Pero al compararse con el costo de que una familia pierda su hogar por un embargo de vivienda, los costos son bajos.   “Esta crisis equivale a un huracán Katrina pasando por 50 estados, en cámara lenta, tomando los hogares de la gente, uno por uno, devastando sus vidas y destruyendo sus comunidades,” dijo Dodd, Presidente del Comité de Asuntos Bancarios del Senado.  “Demasiado frecuentemente nos perdemos en un mar de cifras y estadísticas cuando hablamos de este problema.  Pero detrás de cada cifra, detrás de cada estadística, hay una familia joven, frecuentemente con empleos múltiples, luchando para pagar las cuentas; o una mujer anciana que vive sola, o una viuda con cuatro niños jóvenes, todos tratando de salvar sus casas.  Desafortunadamente, como pasó con Katrina, la respuesta de la Administración de Bush ha estado plagada por la misma negación, retraso, timidez e incompetencia.  La Administración de Bush tiene que tomar acción decisiva para asegurarse de que no se pierdan más propietarios en la ola creciente de embargos de propiedades que está rodeando nuestra nación.”   Frank, Presidente del Comité de Finanzas de la Cámara, dijo: “Lo que necesitamos es un acercamiento integral—ayuda responsable para esas personas atrapadas con hipotecas existentes, una legislación para hacer que esto sea menos recurrente y acción para construir viviendas de bajo costo para que personas de bajos ingresos tengan más opciones de vivienda.”   Según un informe del Comité Conjunto de Economía divulgado en abril, a los consejeros de vivienda solamente les cuesta un promedio de $1,500 para ayudar a una familia a trabajar con su prestamista para prevenir embargos de propiedad.  Pero el precio estimado combinado del embargo en el propietario, prestamista, gobierno local y el valor de propiedades perdidas puede alcanzar los $227,000.   “Estamos aquí para pedirle a la Administración de Bush que haga lo correcto; que actúe rápida y decisivamente para así ayudar a las familias a proteger su fuente principal de riqueza y prosperidad, y prevenir que la crisis de préstamos de alto riesgo hunda nuestra economía consigo”, Dijo Schumer, Presidente del Comité Conjunto de Economía. “A final de cuentas, el precio de la inacción es alto. Pero el precio de la acción es modesto. Si la Administración de Bush puede dejar su ideología a un lado y unirse a nosotros en estas medidas precisas y efectivas, lograremos mucho progreso hacia a salvar viviendas y proteger la base de nuestra economía.  Y si la Administración de Bush se rehúsa a tomar acción pronto, este Congreso sí lo hará.”   Maloney, Presidenta del Subcomité de Servicios  Financieros de Instituciones Financieras de la Cámara, dijo: “El desorden de los préstamos de alto riesgo amenaza con desplazar más estadounidenses que el Huracán Katrina.  Los demócratas del Congreso estamos trabajando arduamente para ayudar a que los propietarios que luchan por mantener sus hogares los puedan retener, para responsabilizar a los prestamistas y detener el impacto amplio del derrumbe hipotecario.  Espero que el presidente decida trabajar con nosotros en vez de quedarse cruzado de brazos mientras millones de estadounidenses trabajadores pierden el sueño de obtener una propiedad personal.”   Por $200 millones para los fondos federales de prevención de embargos de propiedad, se pueden ayudar a casi 130,000 familias a evitar embargos de propiedad; eso es justo por encima la mitad de lo que se gasta la Administración de Bush diariamente en Irak ($330 millones).     Los latinos han sido afectados desproporcionadamente por la crisis de préstamos de alto riesgo:  

  • La brecha en la cantidad de minorías que son dueños de sus propios hogares permanece ancha.  Aunque el auge de compras de viviendas le ha permitido a muchas minorías comprar sus primeros hogares, el nivel de propiedad de viviendas entre los estadounidenses blancos no-hispanos es de más del 75 por ciento, mientras que el nivel de propiedad de viviendas de afro-americanos e hispanos permanece por debajo del 50 por ciento. [Censo de los EE.UU.]
  • El Centro para Préstamos Responsables, o “Center for Responsable Lending”, en inglés, prevé que, de los préstamos de alto riesgo hechos en 2005, 98,025 afro-americanos perderán sus casas debido a ejecuciones hipotecarias, o “foreclosures,” en inglés, y a 110,674 de latinos les sucederá lo mismo.
  • En 2006, se originaron 414,837 préstamos de la FHA.  De ésos, 41,413 fueron para latinos, o el 10 por ciento. [Consejo de Examen de Instituciones Financieras Federales, o “Federal Financial Institutions Examination Council,” en inglés]
  • Hace cinco años, en 2001, se originaron 919,503 préstamos de FHA.  De ésos, 153,752 fueron para latinos, o el 16 por ciento.  [Consejo de Examen de Instituciones Financieras Federales]

  ###

Bookmark and Share