Senate Democrats

Senadores demócratas revelan Proyecto de Ley de Energía que Pone al Consumidor Primero de 2008

Washington, DC—El Líder de la Mayoría del Senado Harry Reid y los Senadores Jeff Bingaman, Max Baucus, Charles Schumer, Byron Dorgan, Maria Cantwell y Bernie Sanders participaron en una conferencia de prensa hoy para revelar el Proyecto de Ley de Energía que Pone al Consumidor Primero de 2008, un proyecto de ley que va a la raíz del problema de los precios altos de gasolina.  Los siete años de política pública energética desastrosa de la Administración de Bush han enriquecido a las compañías grandes de petróleo y a los especuladores del mercado a expensas del consumidor estadounidense.  Los demócratas están comprometidos con proveerle alivio al consumidor y con fortalecer nuestra seguridad económica, energética y nacional.   “A pesar de que a los estadounidenses les cuesta más llenar su tanque de gasolina cada día, los republicanos de Bush sólo ofrecen más de las mismas políticas públicas fracasadas que nos han traído a este punto,” dijo Reid.  “Pero con este proyecto de ley, los demócratas estamos protegiendo al consumidor.  En lugar de ayudar a las compañías grandes de petróleo a tener más ganancias a expensas del estadounidense promedio, estamos obligando a las compañías de petróleo a que cambien sus costumbres.  Haremos que sean responsables por manipulaciones de precios sin escrúpulos y las obligaremos a invertir en energía renovable o haremos que paguen el precio por negarse a hacerlo.”   Bingaman dijo: “Los precios alarmantes de la gasolina hacen más y más difícil que las familias estadounidenses, los agricultores y los negocios pequeños puedan pagar sus cuentas.  Los demócratas del Senado estamos empeñados en, en lo mínimo, dar los pasos a corto plazo que sean necesarios para enviarles las señales correctas a los mercados energéticos y para asegurar que se implementen las medidas de seguridad apropiadas para proteger al consumidor estadounidense.”   “Revertir los recortes contributivos de las compañías grandes de petróleo prevendrá que estas compañías, que ya se llevan hartando del dinero del pueblo, se escapen con más dinero de los contribuyentes,” dijo Baucus.  “Y el dinero que se ahorre ayudará a construir un futuro energético verdadero para este país – un futuro que no dependa del petróleo extranjero y en combustibles que no durarán para siempre.”   Schumer dijo: “Las compañías de petróleo están acumulando cantidades obscenas de ganancias por doquier mientras que las familias estadounidenses están contra la pared por los precios altísimos de la gasolina.  Es hora de que las compañías grandes de petróleo paguen la porción justa que les corresponde para que los estadounidenses puedan ver un poco de alivio.  El impuesto de ganancias excesivas hará esto mismo, mientras que ayuda a alentar la innovación.”   “Los precios de la gasolina se están acercando a los cuatro dólares por galón y un barril de petróleo cuesta cerca de $120 por barril, pero este Presidente se niega a tomar acción para ponerle presión a los precios de la gasolina para que bajen,” dijo Dorgan.  “Tenemos que detener inmediatamente el depósito subterráneo en la Reserva Estratégica de Petróleo, y comenzar a atender el asunto fundamental de los precios altísimos de la gasolina al atender con mano dura la especulación rampante que está aumentando el precio de la energía.”   Cantwell dijo: “Necesitamos un policía atento que patrulle los mercados y monitoree cualquier actividad ilegal o manipulación y que ayude a asegurar que los estadounidenses están pagando precios que no sólo sean justos, pero que estén basados en los fundamentos de oferta y demanda.  Es hora de que el Congreso busque implementar medidas de fiscalización cautelosa para que estos mercados aseguren que los estadounidenses no sean víctimas de algunos comerciantes sin escrúpulos que manipulan los mercados de energía.  Al dar estos pasos, puede ser posible que reviente la burbuja de precios de energía que está hundiendo a nuestra economía.”   “Si no tomamos acciones audaces, la situación económica de millones de familias de clase media y de estadounidenses trabajadores continuará deteriorándose,” dijo Sanders.  “Los precios récord del petróleo y de la gasolina no sólo son una crisis para las personas que transitan al trabajo, especialmente en las áreas rurales, pero también para agricultores familiares, negocios pequeños, camioneros, líneas aéreas, colmados, restaurantes, hoteles, turistas y en efecto todos los sectores de nuestra economía.  Lo fundamental es lo siguiente: el Congreso y el Presidente ya no pueden seguir sentados sin hacer nada mientras que el pueblo estadounidense sufre estafas en las gasolineras, la economía se deteriora, y se le permite a Exxon Mobil, a los especuladores codiciosos y a la OPEP escaparse como bandidos que hacen que los precios del petróleo y de la gasolina despeguen y se sigan elevando más y más.”     ###   Resumen del Proyecto de Ley de Energía que Pone al Consumidor Primero   El impacto acumulativo de las políticas públicas desastrosas de la Administración de Bush han creado una crisis energética y económica que ahora está afectando a los consumidores en las gasolineras y está haciéndole daño a nuestra seguridad nacional. Desde que el Presidente Bush se convirtió en presidente, los precios de la gasolina han aumentado más del doble, las compañías grandes de petróleo han hecho más de medio trillón de dólares en ganancias y los Estados Unidos están más dependientes del petróleo. Los demócratas están proveyendo soluciones que vayan a la raíz del problema de los precios altos de gasolina, obligando a las compañías grandes de petróleo a tomar responsabilidad y poniendo a los consumidores primero.   El Proyecto de Ley de Energía que Pone al Consumidor Primero, va a la raíz de los precios altos de gasolina, obliga a las compañías grandes de petróleo a tomar responsabilidad y pone a los consumidores primero   Ø      Eliminar recortes de impuestos para las compañías de petróleo e invertir en energía renovable – En 2004 y 2005, las compañías grandes de petróleo recibieron alivios contributivos de $17 mil millones por 10 años.El Proyecto de Ley de Energía que Pone al Consumidor Primero eliminaría los alivios contributivos de $17 mil millones para las compañías de petróleo y gasolina e invierte ese dinero de los contribuyentes para mejorar la protección de los consumidores, desarrollo de energía renovable y tecnología eficiente a través de un fideicomiso designado para la independencia energética y seguridad.   Ø      Forzar a las compañías grandes de petróleo a pagar lo que les corresponde a través de un impuesto sobre las ganancias excesivas – Desde que la Administración de Bush llegó al poder, las cinco compañías petroleras más grandes han hecho más de medio trillón en ganancias. El Proyecto de Ley de Energía que Pone al Consumidor Primero crearía un impuesto sobre las ganancias excesivas para las compañías que no inviertan en aumentar su capacidad de producción y en fuentes de energía renovable. Esta medida no aplicaría a las ganancias de aquellas compañías que reinviertan en  la protección de los consumidores, desarrollo de energía renovable y tecnología eficiente a través de un fideicomiso designado para la independencia energética y seguridad.   Ø      Proteger a los consumidores de manipulación de precios – La autoridad y las acciones de aplicación de ley del gobierno federal son inadecuadas en cuanto a proteger a los consumidores de alzas artificiales en los precios de gasolina al detalle. El Proyecto de Ley de Energía que Pone al Consumidor Primero le daría la autoridad al presidente para declarar una emergencia energética si hubiese una escasez, interrupción o anomalía de precio en el mercado del petróleo. Cuando se declare una emergencia de este tipo, poner un “precio inconcebiblemente excesivo” durante tal emergencia sería considerado ilegal y sujeto a penalidades civiles.   Ø      Detener la especulación del precio del mercado – El fracaso de la Administración de Bush de regular los mercados de petróleo futuros, “oil futures markets” en inglés, ha llevado a la especulación exorbitante. El Proyecto de Ley de Energía que Pone al Consumidor Primero establece dos limitaciones clave a la especulación. Primero, el proyecto de ley le prohíbe a los comerciantes estadounidenses de petróleo crudo de desviar las transacciones a través de mercados extranjeros para evadir los límites especulativos y requiere que rindan unos informes obligatorios. El proyecto de ley también le requiere a la Comisión de Comercio de Comodidades Futuras, o “Commodities Futures Trading Commission,” en inglés, para establecer un aumento substancial en el requisito de margen para todas las transacciones de futuro de petróleo, o “oil futures trades,” en inglés, contratos o transacciones. Recientemente, un ejecutivo de una compañía de petróleo indicó que los precios de petróleo crudo no se inflarían por la especulación del mercado de productos futuros o “futures market,” en inglés.   Ø      Enfrentar a la OPEP – El control casi monopolístico que tiene la OPEP sobre los precios de la gasolina ha llevado a precios históricos de petróleo, lo cual han aumentado el costo que los estadounidenses pagan por la gasolina. El Proyecto de Ley de Energía que Pone al Consumidor Primero le permitiría al Fiscal General de los EE.UU. llevar un caso en contra de cualquier país o compañía esté conspirando para establecer los precios del petróleo, gas natural o cualquier otro producto petrolero. De aprobarse esta medida, se dejaría claro que las naciones que participen en el cartel del petróleo y que participen en la manipulación del precio del petróleo sería ilegal bajo las leyes de los EE.UU. Como tal, las naciones preocupadas con mantener buenas relaciones diplomáticas con los EE.UU. pensarían dos veces antes de actuar contrario a las leyes de los Estados Unidos.

Bookmark and Share