Senate Democrats

Políticas Demócratas Ayudan al Consumidor Hispano

Washington, D.C. –En las últimas semanas, el Líder de la Mayoría del Senado Harry Reid y los Demócratas en el Senado de los Estados Unidos se han enfocado en la protección al consumidor. Los hispanos han sufrido desproporcionadamente a raíz de las diferentes facetas de la crisis económica. Por tanto, los Demócratas entienden que la economía no se puede reactivar a menos que los “Josés” y las “Marías” del país reciban ayuda. La base de la economía nacional son las personas comunes y corrientes, y las que más están sufriendo.

En las últimas semanas se han aprobado varios proyectos de ley que:

  • Ayudarán a los dueños de vivienda a refinanciar y conservar sus casas.
  • Prevendrán y castigarán el fraude financiero e hipotecario que victimiza al consumidor y un gran culpable de la recesión.
  • Acabarán con el abuso de la industria de las tarjetas de crédito contra los usuarios, especialmente en estos momentos de crisis.

 Estos proyectos de ley son vitales para la comunidad latina ya que sufre unas de las tasas más altas de embargos a la vivienda y ha sido blanco fácil para estafadores quienes ofrecen salvar sus casas. Además de eso, las compañías de tarjetas de crédito han estado aumentando arbitrariamentelos pagos mínimos y los intereses en los momentos más críticos de la recesión, arrastrando a más familias hacia el precipicio financiero.

Tarjetas de Crédito

“Cuando el pobre lava la ropa, llueve”, reza el dicho. En plena crisis económica, las compañías de tarjetas de crédito han aumentado el uso de estrategias injustas como subirles los intereses a los usuarios sin previo aviso, aumentar el pago mínimo o cobrar recargos por simplemente pagar el total de un balance.

En familias con miembros desempleados, o donde la tarjeta de crédito se utiliza para suplir necesidades como un mercado, estos recargos solo empeoran la situación. Además, la correspondencia de las compañías está escrita en letra menuda con lenguaje técnico y confuso para la persona común y corriente. Esto lleva a equivocaciones donde el cliente siempre pierde. La correspondencia no deja claro que un pago mínimo conlleva a años con una deuda [NCLR]. Por ejemplo, un padre de familia que pague $1.000 por la matrícula universitaria de su hijo o hija nunca cancelaría la deuda haciendo el pago mínimo de $20 al mes con un interés del 24,99 por ciento [Reserva Federal].

Esto afecta a los hispanos desproporcionadamente, ya que el 77 por ciento de los latinos con tarjeta de crédito tienen deudas pendientes, comparado con el 45 por ciento del resto de la población [NCLR]. Además, las compañías de crédito tienden a imponerles intereses más altos a los latinos. Casi el 12 por ciento de las familias hispanas tienen que pagar más del 20 por ciento en interés, comparado con solo el 7 por ciento de las familias anglosajonas [NCLR].

En este momento el Senador Reid y los Demócratas están trabajando/aprobaron en un proyecto de ley para prohibir estas tácticas deshonestas.

El Acta de Derechos del Usuario de Tarjetas de Crédito (CARD, por sus siglas en inglés) protegería a los consumidores requiriendo que las compañías de tarjetas de crédito sigan nuevas regulaciones correspondientes a tasas de interés y cuotas. También incluye cláusulas para incrementar las protecciones para los consumidores (H.R. 627).

Entre otras cosas CARD:

·         Dicta cómo y cuándo las compañías de crédito pueden aumentar los intereses. Deben de dar un mínimo de 45 días de aviso antes de implementar cualquier aumento, y ya no podrán hacerlo sobre balances existentes.

·         Restringe los recargos abusivos como las multas por pagar toda la tarjeta de crédito y dejar el balance en cero, o por hacer un pago por teléfono o internet. También obligaría a las compañías enviar los recibos con un mínimo 21 días de anticipación, para que el consumidor pueda evitar multas onerosas.

·         Obliga a las compañías a simplificar los recibos y hacerlos más fáciles de entender. También fortalece la supervisión federal de la industria para evitar futuros abusos.

Vivienda

Las tasas de embargos de vivienda más altas del país se encuentran en los condados con las poblaciones hispanas más grandes del país [Wall Street Journal]. Hoy en día, más del 33 por ciento de los latinos que son dueños de vivienda temen perder sus viviendas de acuerdo a una reciente encuesta [Pew Hispanic Center 8 de enero, 2009].

De todos los grupos étnicos, los hispanos han tenido la pérdida más alta de viviendas, especialmente los nacidos en Estados Unidos. En el 2004, el 69 por ciento de la población era dueño de vivienda, y se redujo a 67,8 por ciento en el 2008— una pérdida del 1,2 por ciento. Entre los hispanos nacidos en Estados Unidos, en el 2005, 56,2 por ciento eran dueños de vivienda, pero para el 2008 esa cifra había caído al 52,9 por ciento, o 2,6 por ciento [Pew Hispanic Center 12 de mayo, 2009], más del doble que el resto de la población.

A través de este año el Senador Reid y los Demócratas del Senado han venido aprobando varios proyectos para ayudar a los dueños de vivienda y a sacarlos del circulo vicioso de la crisis económica. A principios de mayo, se aprobó el Acta de Ayuda para la Vivienda Familiar del 2009 (S. 896), la cual ayudaría en la refinanciación, o modificación de hipotecas, entre otras cosas.

Este proyecto de ley haría lo siguiente:

  • Expandir el programa Esperanza para los Dueños de Vivienda (H4H, por sus siglas en inglés) al rebajar las comisiones y crear más incentivos económicos para que más prestamistas se unan al programa. Este programa ayuda a modificar préstamos con la meta de bajar las mensualidades de una hipoteca.
  • Proteger a los administradores de hipotecas de demandas, lo cual los incentiva a modificar hipotecas. Muchos no hacen modificaciones por temor a demandas por los inversionistas dueños del préstamo.
  • Incluir fondos para hacer campañas publicitarias en español para informar a los propietarios. Esto evitaría fraudes y provee información sobre dónde y cómo recibir ayuda del gobierno.

Nota: El Senador Reid propuso esta cláusula en el proyecto de ley anti-fraude, pero fue obstruida por republicanos quienes buscan que cualquier documento federal solamente se publique en inglés. En el segundo intento, el Sen. Reid logró incluir la cláusula en el proyecto de ley para la vivienda (S. 896).

Fraude Hipotecario

El fraude hipotecario es una de las mayores causas de la crisis económica actual. La comunidad latina ha sido víctima a raíz de muchos factores, entre ellos las barreras del idioma. Se calcula que en el 2006 los hispanos recibieron el 40 por ciento de las hipotecas conocidas como “subprime”, o hipotecas de alto riesgo que son más caras que un préstamo convencional [Center for Responsible Lending].

Desafortunadamente a medida que el gobierno ha redoblado sus esfuerzos para ayudar a las familias a punto de perder sus casas, los fraudes han aumentado. Hay empresas que dicen tener el aval del gobierno y cobran por servicios que el gobierno ofrece gratuitamente. Además, también siguen ofreciéndole a los consumidores préstamos extremadamente riesgosos, o usan artimañas para apoderarse de las viviendas.

En el 2003 se reportaron 6.400 casos de fraude hipotecario en todo el país. En el 2008 esta cifra aumentó a 63.173 casos. (FBI y Democratic Policy Committee)

Para atacar el problema el Senado aprobó en abril el Acta de Aplicación y Prevención de Fraude del 2009 (S. 386). Este proyecto anti-fraude frenaría el fraude al:

  • Obligar a toda compañía que haga préstamos hipotecarios estar bajo la supervisión federal. Anteriormente, el gobierno federal solo podía regular a los bancos.
  • Duplicar los fondos para que agencias como el FBI y el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD) investiguen el fraude financiero e hipotecario. También se aumentaron los recursos para que la fiscalía federal lleve estos casos a juicio.
  • Proveerle fondos a la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) para investigar a los préstamos “subprime”. Ya la FTC está llevando investigando y esta semana presentó cargos en contra de una compañía en California que supuestamente le cobraba más intereses a los clientes hispanos y afro americanos que a los clientes anglosajones [FTC] aunque tuvieran las mismas calificaciones.

Cuando el Presidente Barack Obama asumió la presidencia, heredó una de las peores crisis económicas en la historia de de este país. En vista de la gravedad de la situación, el Senador Reid y los Demócratas han trabajado arduamente para proteger a los consumidores de las garras de estafadores y compañías abusivas; mantener y generar empleos para los trabajadores; y evitar que los dueños de vivienda pierdan sus casas. Todos estos problemas demoraron varios meses en gestarse, y darle reversa a esta situación no es algo que ocurre inmediatamente, pero ya algunas cifras indican que el final de la crisis no está lejos. Los Demócratas están haciendo todo lo posible para que el país vuelva a prosperar. Esperamos que los Republicanos trabajen con nosotros para hacerlo una realidad.

###

Bookmark and Share